miércoles, 19 de mayo de 2010

MAS SOBRE EL FAMOSO "AUMENTICO" DE LOS DIPUTADOS Y EN LO CUAL NUESTROS "diputadillos cristianos" ESTAN DE ACUERDO...

Leyendo en los foros de la siempre interesantisima pagina de internet de DON JUAN STAM, encontre un par de temas bien acordes y actuales con el asunto del aumento de salarios de los diputados, se los reproduzco para que ustedes se formen opinion, este es el primero:


¿Para qué sirven los partidos políticos protestantes?

Martín Lutero dijo una vez que preferiría ser gobernado por un turco competente que por un cristiano incompetente. Hoy podríamos decir que para gobernar, mejor un ateo honesto que un protestante corrupto (los hay), mediocre o confundido (también los hay, y muchos). Ser "cristiano" y ser estadista y buen gobernante no siempre coinciden.

¿Qué significa ser "un diputado cristiano"? No basta con sólo ser miembro de una iglesia protestante, o hasta pastor. Un verdadero cristiano es un discípulo, un seguidor de Jesucristo hasta las últimas consecuencias. Ser realmente cristiano en el terreno político significa luchar a favor de la visión bíblica de justicia, igualdad, amor y vida digna para todos. Significa luchar contra el prejuicio, la corrupción y la violencia, en todas sus formas. ¿Habrá uno solo de nuestros políticos "evangélicos" que esté comprometido con ese proyecto cristiano? Por eso prefiero hablar de "partidos protestantes" en vez de cristianos o evangélicos. Por sus frutos los conoceréis, dijo Jesús, y no por su retórica ni su afiliación eclesiástica. En su comportamiento político estos partidos están muy lejos de poder llamarse cristianos o evangélicos.

He conocido diferentes partidos protestantes de Centroamérica, y ninguno ha tenido una teología bíblica y cristiana de la tarea política. Parecen ignorar el significado político de la teología de la creación, el mensaje bíblico del Año de Jubileo, y la ética social de los profetas hebreos, de Juan el Bautista y de Jesús. Aun entre los que se llaman "pentecostales", pocos toman en serio el modelo pentecostal de vida comunitaria, donde tenían todas las cosas en común y "nadie decía ser suyo propio nada de lo que tenía". El mensaje político de la Biblia es sumamente profundo y radical, pero en cuanto a estos partidos, no tiene nada que ver. Por eso, tampoco ofrecen algún programa integral o alguna alternativa al oficialismo del momento, porque no son suficientemente cristianos, evangélicos y bíblicos. Su fracaso peor es su fracaso teológico.

Algo muy peculiar de estos partidos es que ignoran por completo la clásica doctrina evangélica de separación de iglesia y estado. Su error es doble: malentienden la relación entre fe y política y malentienden también la relación entre la iglesia y el estado. En Costa Rica, esto nos ha llevado a la increíble anomalía de un partido protestante que defiende a capa y espada el estado confesional católico de la nación. Esas son contradicciones del tamaño de cualquier megaiglesia.

En realidad, la agenda de estos partidos es muy limitada. En primer lugar está defender los intereses de sus iglesias, por lo que tienden a ser muy sumisos a las autoridades nacionales en el poder. En segundo lugar están ciertos temas sexuales, sobre todo aborto y homosexualidad, manejados muy superficialmente y con un fanatismo que ayuda a consolidar su bloque electoral protestante. El primer objetivo es una especie de egoísmo colectivo que no justifica su presencia en el gobierno, y para el segundo objetivo hay otros que promueven vigorosamente esas causas sin necesidad de partidos y diputados protestantes.

En realidad estos no son partidos cristianos ni evangélicos, sino partidos sectaristas. Sus diputados quedan electos porque hay una población protestante suficientemente grande para votar monolíticamente por ellos. Pero si un cristiano o una cristiana tiene una visión para el país y quiere servir a la patria, debe lanzarse de candidato en uno de los partidos nacionales y competir electoralmente con los demás aspirantes. Con los diputados protestantes que hemos tenido, lo más seguro es que ni llegan a postularse, mucho menos quedarían electos. Y qué bueno sería que tuviéramos auténticos cristianas y cristianas, competentes y bien informados, presentes como levadura y semilla en los clásicos partidos del país.

Es claro que nuestros países necesitan urgentemente una voz profética y un aporte cristiano a la política. Pero no lo van a recibir de estos partidos sectarios seudo-evangélicos. Estos partidos son un anti-testimonio.

En resumir, para responder a nuestra pregunta:

¿Para qué sirven los partidos políticos protestantes?

La respuesta es fácil. Sirven para elegir diputados protestantes.

¿Y para qué sirven esos diputados protestantes?

¡Qué pregunta más difícil!


...y este es el segundo:


No Hay Vergüenza

No es sorpresa, es estupor, con lo que recibimos la noticia de que el punto importante en la agenda de los recién entrantes diputados y al cual le dan dispensa de trámite es: cómo y cuándo, nos recetamos un muy buen aumento de salario.

Deberíamos preguntarnos: ¿ Estas personas, cuando nos pidieron el voto si nos hubieran dicho que lo primero que iban a hacer era recetarse el doble de salario, habríamos votado por ellos?

¡Qué grave error de lectura de las circunstancias y del entorno político!

Es cierto que dentro de la administración pública del estado costarricense, un mismo profesional, con funciones muy parecidas, gana aquí más que allá. Eso no es ni equitativo ni justo ni estimulante para los trabajadores.

Sin embargo si los diputados están tan preocupados por el tema salarial, dentro de la administración pública, por la grandes injusticias que se cometen, primero que todo, debería hacerse un estudio técnico comparativo, cuyos de los resultados permitan elaborar el plan remedial adecuado, progresivo, planificado, beneficiando a los más rezagados de la administración pública, hasta conseguir un equilibrio, un balance salarial. En algún momento les tocará a ellos también.

Caramba, sería interesante contrastar la opinión del Ex Ministro de Hacienda, de gran prestigio, con la de hoy en su función de diputado, ¿De dónde sacarán el dinero para que no se impacten otros presupuestos, proyectos y obras del estado. ¿ Cuáles son las necesidades prioritarias de estos diputados sobre los ”otros empleados públicos que ganan menos ?

No basta con el desprestigio que existe sobre el primer poder de la República, no basta con la pérdida de confianza que el pueblo tiene por la democracia y sus representantes, ¡Hay que practicar más! Estos diputados han decidido ensayar con ahínco, para que terminemos de descorazonarnos, y perdamos la poca fe que nos queda. Así, nos volvemos indiferentes, tiramos los habitantes la toalla, y apagamos el televisor para no ver más las sesiones del congreso ¿Quién será el padre o la madre, de la genial idea de hacerlo todo al revés?

Será que ellos tienen el poder de legislar y nosotros no… será que tienen el sartén por el mango y el mango también. ¡Obvio! Se quedan cuatro años y si te vi, no me acuerdo de lo que te prometí. Como un cheque en blanco, una vez electos, no existe forma de que rindan cuentas.

Los habitantes cansados y decepcionados, vuelven la espalda creyendo que tratando de salvarse a ellos mismos y sus familias, lograrán sobrevivir. El gravísimo error de nuestra indiferencia, aprovechado por otros para su propio beneficio. Pero, ¿Cuál es el mensaje que nos envían con su conducta? El siguiente: Yo estoy aquí para velar por mis propios intereses. Primero yo, después yo, y si queda algo… pues pa yo. Para eso soy diputado, inamovible, según experiencias pasadas, aún recientes. Y si gritan y protestan mucho, se vuelve a polarizar los vidrios de las barras y ya!

Nos amenazan que se retomará el tema prontito. Bueno, que los diputados que no están de acuerdo con esta medida, una vez que se vote en primer debate, lo envíen , en consulta a la Sala Constitucional. De lo contrario sería, una vez más, la famosa doble moral de la cual ya estamos tan cansados y reconocemos a mil kilómetros.

No es de extrañar que estos desaciertos reiterados impacten la mística del sector público. Un ejemplo de ello es la situación de nuestra policía, el desencanto de sus funcionarios, sus ingresos deficientes, y sus condiciones de trabajo infrahumanas, frente a la gran responsabilidad que tienen. Así quieren que se motiven y que arriesguen sus vidas por sueldos de hambre. Cuando estos funcionarios ven, que los diputados sin vergüenza, pretenden recetarse el doble del salario y para ellos no hay buenas casetillas, no hay servicios sanitarios decentes, ni chalecos antibalas para todos, ni teléfonos, ni equipo adecuado… idiay entonces que.

Los diputados están defendiendo lo indefendible. ¿No existirá una poción mágica muy cristiana, que podamos darles para que abran sus corazones a los más necesitados de este país y que el proceso de dignificación salarial -excusa esgrimida- empiece por sus hermanos y no por ellos, ya que ellos tienen muchos, muchos más recursos para vivir?

“ Para que exista un estado de derecho tiene que haber una sociedad sin privilegios. “
José Figueres Ferrer

Lisbeth Quesada Tristán

Ex Defensora de los Habitantes de la República




Señor Reinaldo Salazar, como me gustaria escuchar su opinion al respecto de todo esto...!!!

Tiene algo que decir...???




DESPIERTA IGLESIA...!!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada